El hombre con corazón de Hielo

¿Crees que el amor tiene fecha de caducidad?

Bruno, un amante del teatro, conoce a un chico de casualidad ¿su encuentro habrá sido destinado? ¿O será una oportunidad para volver a comenzar?

Una persona está caminando por una larga vía, esta camina rápido. Está usando su celular para estar en las redes sociales, twitter, facebook, whatsapp, no hay forma que nada le quite la atención de su aparato. La simple idea de que puedan alejarlo de sus amigos y que no pueda ayudarles lo ahogaría en estrés. Su vida es ayudar a los demás y estar ahí para ellos. De pronto, su caminata es interrumpida por alguien con el que se tropieza. Su celular cae al piso y se descompone.

Martín: (preocupado) Lo siento, disculpa, no te vi en el camino (recoge los pedazos del celular)
Bruno: (buscando entre los pedazos) No te preocupes… (se miran y Bruno se queda un poco sonso al verlo sonreír)

– INTRO –

Martín: (Sonriente) Mira hay que ver si todo funciona, sino algo se podrá hacer.

Bruno se para y arma el equipo con ayuda de Martín.

Bruno: Sí prende.
Martín: Qué bueno, disculpa nuevamente.
Bruno: No te preocupes, este cel ha aguantado peores cosas.
Martín: (risas) ¿Qué haces por acá?
Bruno: Venía a ver las obras de teatro.
Martin: ¿Te gustan las obras de teatro?
Bruno: Me encantan,
Martin: Una amiga actuará en una buenaza ahora “El viajero sin Equipaje”, mañana es la última función. Iré a verla ¿por qué no vienes?
Bruno: Puede ser, si el destino quiere te veré mañana entonces. Bye (sonríe y se va).

Martín se queda mirándolo irse, por detrás de él llega su amigo, Roberto.

Roberto: ¿Martín? ¡Al fin te encuentro! (mirando a dónde está viendo) ¿Conoces a Bruno?
Martín: Lo acabo de conocer.
Roberto: (llama su atención) Es una zorra.

Al día siguiente, Martín sale de la obra con su amiga de la obra.

Martín: ¡Estuviste fantástica Titi!
Titi: ¿Sí? ¡Gracias! Oye por cierto es la última función así que iremos a celebrar habla ¿te apuntas?
Martín: Claaaaro
Titi: Ya listo, esperame, les iré a decir a los demás que vendrás con nosotros.

Martín se pone a esperar, cuando nota a Bruno parado esperando en las afueras del teatro.

Titi: (de regreso) ¡Listo! ¿Vamos?
Martín: Espera… Titi, sorry me acabo de acordar que tenía un compromiso, (sale corriendo) te debo una.

Martín sale del teatro, en búsqueda de Bruno, pero no lo encuentra en el lugar donde lo vió parado. Comienza a buscar y lo ve alejándose a lo lejos. Martín toma aliento y va detrás de él.

Martín: Heeeeeey
Bruno: ¿uh? (se voltea)
Martin: ¡Viniste! (recupera el aliento)
Bruno: Te dije que sería el destino quién nos haría vernos de nuevo.
Martín: Yo diría que elegiste venir ¿Cómo estás? ¿Viste la obra?
Bruno: Sí, muy buena puesta en escena, tu amiga era…
Martín: La que hacía de cocinera.
Bruno: ¡Oh! Debo admitir que es muy buena.
Martín: Sí lo sé, será grande algún día.
Bruno: ¿Quieres ir al cine?
Martín: Prefiero caminar, no te conozco y si vamos al cine, difícilmente hablariamos algo.
Bruno: ¿Bueno entonces a dónde?
Martín: uuumm… Un lugar que no conozcamos.
Bruno: (risas) Eso es un poco complicado me conozco toda la zona, es más podría decir que tengo un GPS incorporado.
Martín: Hasta los GPS más precisos tienen que fallar en algún momento. Comencemos a caminar.
Bruno: (risas) Ok…

Se encuentran caminando luego por un gran parque.

Martín: ¿Sabes lo que me gusta más de este parque?
Bruno: ¿Qué cosa?
Martín: Es tan grande, que no puedo decir que lo conozco totalmente. Siempre hay algo nuevo que descubrir.
Bruno: Bueno debo admitir que acá pierdo el sentido de la orientación.
Martín: ¡Al fin! (risas)
Bruno: ¿Nos sentamos?

Bruno conduce a Martín a una banca frente a un bonito paisaje y se sientan.
Martín: ¿Qué opinas del amor?
Bruno: El amor… ¿hablas del amor de pareja?
Martín: Sí
Bruno: Es una conexión especial que sientes con otra persona (pausa) una emoción que surge de la nada y que te hace realizar cosas que no pensabas posibles.
Martín: ¡Claro! (pausa)
Bruno: ¿Sucede algo?
Martín: Es solo que un amigo me dijo una cosa…
Bruno: ¿Que soy zorra? (Martín se sorprende) Es lo que muchos piensan…
Martín: Puede que sí, pero tu no eres así realmente.
Bruno: Uh? (sorprendido)
Martín: Sé que no eres así, no veo eso en ti, no eres mala persona. (Bruno se queda impactado)
Bruno: ¿Eso piensas?
Martín: Sí, estoy seguro ¿Cómo alguien que cree en el destino puede ser malo? Las cosas pasan por algo.
Bruno: Siempre.
Martin: Cuando conoces a esa persona, el amor de tu vida, lo único que quieres es pasar tiempo con él, quieres que esté bien, cultivar lo bueno, protegerlo de la gente que le haga mal y mientras ese sentimiento exista no importan las barreras, siempre hallarás una forma de que esa persona esté bien, la cuidarás aunque no esté contigo, porque así es el amor, incondicional.
Bruno: … El amor de tu vida?
Martín: Sí, cuando lo encuentres, sabrás que no hay nada mejor que dejar fluir lo que sientes.
Bruno: ¿Crees que el amor tiene fecha de caducidad?
Martín: (lo piensa) No lo creo, es solo cuestión de que entres en armonía con tus emociones, muchas veces la razón nos nubla las cosas, nos hace dudar de lo que sentimos o nos hace desistir cuando las cosas parecen imposibles ¿Sabes lo bonito de las emociones?
Bruno: ¿Qué?
Martín: Te hacen hacer cosas imposibles, arriesgarlo todo por la persona que amas.

Bruno coge del brazo a Martín y le intenta robar un beso. Martín se hace a un costado y lo esquiva. Hay un silencio.

Bruno: Lo siento, fue un impulso.
Martín: Lo sé, la esperanza de encontrar ese amor aún reside en ti. Pero mi caso es distinto, yo ya he conocido a esa persona, al amor de mi vida y eso ha hecho que termine mi búsqueda. Sé que ahora está lejos y que muchas personas lo consideran imposible, pero lucharé por lo que mi corazón quiere.

Al final de la noche, Martin lo acompaña a tomar su carro a Bruno. Martin nota que algo no esta bien con Bruno. Le pregunta y al insistir.

Martín: ¿Sucede algo?
Bruno: Es solo que… Mira Martín, yo estoy acostumbrado a que la gente me llame zorra, lo que buscaba es que alguien me viera diferente, que alguien me viera por quién soy en realidad y ese has sido tú, has visto a través de mí. Y quisiera con todas mis ganas que quisieras lo mismo que yo, pero sé que no va a pasar. Lo único que me queda es congelar mis sentimientos una vez más y dejar que las cosas sigan su rumbo.
Martín: (Lo mira con mucho dolor en sus ojos)
Bruno: No te sientas mal por mi, no me gusta que la gente lo haga. Se me pasará y el dolor que sienta no tienes porque pasarlo tú. Eres la primera persona que me mira así, sé que te preocupas, pero deja de hacerlo, estaré bien y volveremos a vernos.
Martín: ¿Seguro?
Bruno: (con un semblante firme) Estoy seguro.

Bruno toma un carro y se aleja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.