Ser un "Buen" Hombre

Ser libre es decidir, pero también ser consciente de lo que decides. 

¿Qué es ser bueno? ¿Realmente bueno? Muchas veces podemos confundir algo “bueno” con, por ejemplo, una persona emprendedora, paciente, original, valiente. Pero es que no se nos ha enseñado a ver a través de  lo mundano y ver lo esencial. Nosotros somos seres humanos y cómo tales, tenemos libertad de actuar, pero  ¿qué nos haría entonces un hombre “bueno”?

No nacimos para estar solos

Cómo seres humanos tenemos un factor que nos relaciona a todos, que es la interacción, la sociabilidad. Queramos o no, vivimos con otras personas que son también seres humanos. No nacimos para estar solos, la humanización es un proceso recíproco, para que los demás puedan hacerme humano, debo hacerlos humanos a ellos.

No somos “cosas”

Uno no puede pretender tratar a los demás como “cosas” o “herramientas” para un fin, porque al final del camino, pues podrá tener todo lo material en el mundo, pero carecerá de lo auténtico en la vida: el auténtico afecto, auténtico respecto y el auténtico amor. Sin estos elementos, pues una vida “humana” carece de sentido ¿o es que no somos humanos todos?
¿Crees que el poder, el dinero, los bienes materiales te harán realmente feliz?

Lo irresistible es una superstición. 

Nosotros decidimos todo lo que hacemos, no seamos “imbéciles morales” (en palabras del filósofo español, Fernando Savater) y culpemos a la sociedad, a la religión, a los políticos, a los vicios, por nuestras faltas, lo que nos acontece nosotros mismos lo buscamos, nada es “irresistible”. Si nos va mal, pues nosotros decidimos si hacernos las víctimas (el camino fácil) o tomar la situación de frente, darle una solución y seguir adelante. Nadie puede ser libre por ti.
¿Irresistible?

¿En qué consiste esa consciencia que nos curará de la imbecilidad moral?

  1. Saber que no todo da igual porque queremos realmente vivir.
  2. Estar dispuestos a fijarnos en si lo que hacemos corresponde a lo que de veras queremos o no.
  3. Ir desarrollando un buen gusto moral, de tal modo que haya ciertas cosas que nos repugne espontáneamente.
  4. Renunciar a buscar coartadas que disimulen que somos libres y por tanto razonablemente responsables de las consecuencias de nuestros actos.
En la medida que nos sintamos realmente responsables de nuestros actos, podamos sentir el remordimiento y culpa de nuestras acciones, podremos actuar de acuerdo a lo que realmente somos y queremos. Solo así podemos vivir en una sociedad mejor, en dónde tú seas realmente feliz.

Un hombre bueno

Un hombre bueno será quién haga uso de su libertad para cultivar su humanidad, a través de su arte de vivir intuitivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.