Runic | El Precipicio

‘Bonita vista ¿verdad?’ Smart le pregunta a Under, a quién ha encontrado “casualmente” mirando por una ventana las luces nocturnas de la Av. Tacna.

‘Caminar por el Centro de Lima es lo máximo, te faltarían horas en el día para terminar de disfrutar. Uno puede reconocer zonas de los tiempos pre colombinos, de la colonia, la república y de estos tiempos modernos en un mismo sitio.’ Under no descuida su mirada del horizonte, pues denota un aire triste y melancólico.

‘Sobre lo que dijo tu amigo más temprano, quería conversar de ello… sí estás de acuerdo.’ Smart mide cada palabra y trata de prever cualquier movimiento en falso. ‘No han habido muchos momentos para conversar de nuestras vidas personales en todo este crecimiento que ha tenido la plataforma.’

Smart, tienes un pasado. Todos lo tenemos, pero eso no define quién queremos ser ahora. Te lo dije antes, nosotros evolucionamos, tenemos el poder de definir qué camino seguir y con quién. Para mí, RUNIC representa esa idea y también puede ser tu oportunidad para decidir cambiar.’ Under suele ser una persona empática y cree entender los motivos que han traído a Smart a tocar el tema, por eso extiende su brazo por la espalda de Smart y le reconforta, mientras el roce de sus dedos desencadenan una electricidad que atraviesa la costura de su ropa. ‘Quería agradecerte porque desde que inicié este proyecto, eres la persona que más me ha apoyado y que siento su compromiso con la idea de una red social para gente como nosotros. Sé que contigo aquí, este proyecto llegará lejos y eso me hace querer confiar en ti.’

RUNIC nace en un momento en la vida en que Under necesitaba hacer un cambio, que lo hiciera pensar en nuevos horizontes. Una tarde, impulsado por un relámpago de energía y guiado por una mano invisible, armó el concepto y lo compartió con su mejor amigo. Inspirados ambos desarrollan la plataforma digital, en donde Under invita a todas las personas que había conocido en su vida y es así como en pocas horas, la plataforma ya tenía vida propia. El concepto era súper interesante para una sociedad azotada por la discriminación y que urgía por un espacio al que pertenecer. Sin embargo, sabe que no es un camino que quiere recorrer solo, pues está lleno de éxitos y obstáculos que quisiera compartir con alguien, que lo entienda e impulse a seguir adelante, como lo ha hecho sentir Smart.

‘Gracias por tus palabras Under, comparto contigo las ganas de hacer un cambio en la sociedad.’ Smart se acerca a la ventana y mira el mismo horizonte que Under. ‘¿Quién no quisiera un mejor presente? No te voy a negar he tenido mis errores en el pasado, pero como dices, no es lo que me define, sino lo que quiero ahora. ¿Y si ese cambio no es hoy, cuándo?’

La mirada de Smart busca la de Under, quien se encuentra procesando lo que ha oído, todavía hipnotizado. No es hasta que el roce de la mano de Smart desata un caos en su sistema nervioso. Cómo un camino hecho por dominós que colapsa, todos los músculos de Under se tensan en cadena, haciendo que gire su rostro para encontrar el de Smart, quién esboza una serena mirada y cuya mano ha cogido firmemente la suya compartiendo su calor, en una noche de fría ventisca.

‘Me encanta la idea tras RUNIC.’ respira profundamente mientras se acerca lentamente ‘Pero me interesa mucho más el hombre que se esconde bajo esa idea. Quisiera tener la oportunidad de conocerlo.’

Ahora es Under, quien se encuentra perdido en el vórtice de aquel ser que tiene al frente. ¿Alguna vez te has parado frente a un precipicio y sentir la sensación abrumadora que es estar a un segundo de saltar al abismo? Es la sensación que recorría a Under, tras cada respiración agitada, tras cada palpitar de su cuerpo o la sangre que fluía por sus venas, es como se siente cuando tu instinto te avisa que estás a punto de tomar un gran riesgo al cambiar la dirección de tu vida para siempre. Sin pensarlo más, salta esperando que la oscuridad se disipe. Pronto la luz se enciende y en el momento en que deja sus labios aterrizar sobre los de Smart. Sus labios son un cálido páramo, dulce como un prohibido almíbar que se debe saborear lentamente para poder disfrutar la máxima sensación. Ambos se besan, extasiados por el placer que simboliza la oportunidad de reparar errores del pasado en un nuevo comienzo.

Al fondo de la habitación, un grupo de personas los miran con mucho interés. GeekWingsShine y Cool observan el espectáculo en silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .