Runic | Témpano de Hielo

En el taxi de regreso a casa, Under se mantiene distante y desea que el tiempo pase pronto. Pero los minutos se hacen largos cuando quieres que pasen con rapidez.

‘¿Estás bien?’ El calor de la mano de Smart roza las suyas, las toma y las abriga. ‘La pasé increíble hoy, fue increíble. Tu eres increíble.’

Under saborea el momento por unos instantes, y se pregunta qué hermoso hubiese sido haber regresado juntos, sin pensar en nada más.

Smart, me gustas mucho y no puedo evitarlo.’ Under traga saliva, siente su garganta seca ‘Y siento que voy a arruinar el momento, pero tienes que saber algo.’

Under le cuenta lo sucedido con Wings y quién realmente es. Smart se mantiene en silencio y toma una actitud defensiva ante los sucesos que va narrando.

‘Ahora entiendo todo.’ Le responde ‘Me disculparás pero qué imbécil ¿presentarse así y decirte todo eso? ¿Quién hace eso?’

‘No lo conoces, él es así: impulsivo. Si tiene algo que decir, lo hace. Suele ser torpe para hablar, pero no esta vez.’

‘¿Y qué piensas hacer?’ Le pregunta Smart.

‘No lo sé, mi cabeza no está en buen lugar ahora y por eso quería irme, pensar las cosas. No es fácil, créeme. No es cualquier persona.’

‘Eso veo.’ Smart siente punzadas en su corazón, tras cada palabra que procesa, le duele saber y que Under está más lejos de lo que pensaba de él. No sabe qué hacer por un momento, pero su cuerpo sí y se activan sus mecanismos de defensa frente a la persona que hace momentos le había dado pase libre a los lugares más recónditos de su mente. ‘Le. das mucha importancia, deben tener un pasado fuerte. Gracias por ser honesto conmigo.’

El taxi llega a su destino.

‘No te preocupes, no pasa nada. Resuelve tu asunto, es importante para ti.’ Las palabras de Smart, salen casi sin pensar.

Under asiente. Smart le extiende la mano, Under se sorprende pues no esperaba una despedida tan fría, en este momento conoció otra cara de Smart, una gélida como un témpano de hielo. El chico cautivador y cálido, de pronto se había convertido en un sólido cristal. Pero Under no tenía las fuerzas para derretir ese muro impenetrable, solo le quedaba la retirada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .