Intuición Masculina | El Amor No Muere

Escuché alguna vez que todo amor que no se siembra fallece, como una planta que siembras. No es cierto, el amor es una energía y como tal no se destruye, solo se transforma.

Cuando nos vinculamos con alguien que amamos, este ocupa un espacio en nuestro corazón y una vez que sucede, no hay nada que lo saque de ti. Ese vínculo es eterno.
En el medio pueden ocurrir una infinidad de hechos que provoquen dolor o felicidad, lo que hará el lazo más fuerte o más débil, en este último caso puede reducirse en tamaño mas nunca desaparecer por completo. Tomando las palabras de un amigo, el corazón es como un cajonero. Cada relación ocupa un espacio en algún sitio y la cantidad que ocupa es proporcional a lo fuerte que es el lazo que construimos con las personas.

Cuando decidimos terminar con alguien porque decidimos que el vínculo nos hace daño, hay maneras de gestionar el amor para que ya no nos afecte igual. Una de estas formas en dañar el lazo y por consecuente, a la otra persona. Con el fin de  alejarla y mantenerla al margen. La distancia te permite controlar y mantener al margen un sentimiento, sin embargo este nunca dejará de existir.

Sobre Amar al otro

El amor propio parte de una simbiosis con uno mismo. Somos dos en uno solo, dado que el amor es un dar siendo altruístas, aunque sin recibir nada a cambio resulta un desgaste que nos conlleva al vacío.

Para amar a otro ser, pues es necesario transportar esos sentimientos por uno mismo hacia el otro, sin olvidar el propio.

Es amar, querer entender, querer comprender, aspirar a ser uno solo. Por eso considero que no hay profesión más cercana a comprender y entrenar el amor humano que la actuación. Aprendes a hacer tuyo cada personaje al que te enfrentas, conoces facetas ajenas a uno mismo y lo más importante aprendes a amarlo.

Sobre el amor propio

El amor comienza en uno mismo y se expande hacia los demás en la medida que este va creciendo.

La felicidad radica en comprender la naturaleza humana, dentro de su perfección está la imperfección, la imposibilidad de polos, sino de puntos intermedios que lo exponen a una situación de constante lucha por el punto máximo de la existencia. Este punto no siempre es claro y por eso no todos somos felices y algunos viven en un estado que crece en emulación de aquello que nos complace. Ser optimistas, a pesar de nuestras equivocaciones o aciertos, resume el sentir de la felicidad.

Sobre el amor humano, nosotros somos seres que coexistimos en una sociedad de iguales y el amor pleno es la coexistencia con otras personas. Uno puede limitarse a amarse a uno mismo pero encontrará en esa tranquilidad que algo faltará, pues los humanos necesitamos y tenemos la capacidad de romper lo estable, buscando amar cada vez con mayor intensidad. Para ello, no bastará con nosotros mismos, sino que será necesario compartir el amor con nuestros semejantes.

Sobre el amor de pareja, el ser humano podría amar algún objeto, causa o incluso animal, pero el amor por uno mismo solo puede compartirse con un ser de similares capacidades y que tenga la posibilidad de devolver, de forma recíproca, el amor que se entregue.

Je ne suis qu’un homme

Pero… ¿qué he hecho? La vida me vuelve a poner en una encrucijada, aunque esta vez mis vínculos no son los mismos. Ésta vez, estoy solo, y no tengo a quién traicionar más que a mi mismo.

Una caricia, un beso, manos ardientes que recorren planos desconocidos, son testigos de una nueva travesía que respira experiencia humana. Prueba fáctica que no somos dioses más que en el claustro de nuestros pensamientos.

¿Cómo poder confiar en las virtudes, si convivimos con nuestros defectos? Que en momentos de debilidad y cuando la carne apremia, perdemos el uso de la razón. Cuando nuestras emociones reaccionan ante la violenta penetración de nuestra ética y nos invade una melancólica gama que ensordece nuestras acciones.

Tal vez sea el instinto sin represión, un factor que había pasado de largo en la quimerica ecuación humana. Sin embargo, sería cruel satanizarlo como único culpable, dado que es un alimento de nuestros impulsos, producto de nuestras emociones.

Son vicios lo que nos genera tendencias, y éstos actúan de obstáculo permanente a nuestros deseos. Muchas veces nos aferramos a la infelicidad, y gestionamos nuestro propio fracaso. Lo primero es ser conscientes y luego, trabajar nuestras tendencias corrosivas, para fortalecer nuestro espíritu, logrando así cambiar positivamente.

La vida es una constante lucha contra el mundo por ser mejores, si queremos realmente algo no basta con desearlo, hay que enfrentar siempre los obstáculos y quemar hasta el último cartucho. Con la finalidad de poder compartir nuestro progreso evolutivo al resto de la humanidad, ahí yace la razón y felicidad del ser humano.

Epílogo: El Amor Ideal

Deja que tu corazón arda y brille por siempre.

El amor es como un postre dulce y en ocasiones con amargos sabores que lo hacen simplemente irresistible. Es impredecible y muchas veces te haces daño al pisar en falso, es un todo difícil de controlar, indomable como el fuego.

Cada uno de nosotros tenemos una flama que representa la vida misma y el amor que no une. La llama nunca deja de extinguir los átomos a su alrededor, pues constantemente lucha por seguir existiendo.

Esta llamarada con el tiempo puede incrementar su intensidad, volumen y cambiar de forma, inclusive color y una nunca será igual que otra existencia.

A veces se nos complica mirar en nuestro interior porque tememos no gustar lo que vemos o porque admiramos en otros lo que brilla con mayor intensidad, nos olvidamos que tenemos las mismas capacidades que otros, de nada sirve olvidarnos de nuestro propio brillo.

El amor ideal es un mito, que con mi existencia estoy intentando descifrar, al punto de darme cuenta que es un amor sí existe. Reside en cada uno de nosotros y es, esa llama, que nos mantiene con vida

La perfección se encuentra en la imperfección y la capacidad de poder cambiar, evolucionar en seres que puedan amarse con mayor intensidad cada día más.

El amor no termina allí en nosotros pues convivimos en una sociedad con una gran diversidad de individuos que en mayor o menor medida buscan eso. Algunos lo hayan en otros y se vuelven dependientes de otras luces más cálidas, otros se hunden e intentan extinguir su propia flama.

Al final, si logramos extinguir la flama pues no será necesario morir físicamente para poder sentir que somos muertos que aun conservan su capacidad de moverse.

Nosotros decidimos con cada decisión que damos, si hacemos de esa flama más fuerte o no, si cultivamos con nuestras acciones la energía capaz de cambiar nuestro entorno.

Estos 3 años y medio, desde que entré al mundo gay, han sido para mí… maravillosos. Han sido jodidos, de todo un poco, he sufrido, he aprendido, me he golpeado una y otra vez con un mismo muro, pero pues lo que rescato de todas las personas que he conocido y que inspiraron de alguna forma el producto final de Hombre Intuitivo, es que me enseñaron y dejaron de alguna u otra forma su huella en mí. Por eso, estaré eternamente agradecido.

Si tuviese que responder ahora ¿Quién eres? Pues respondería: un Hombre Intuitivo, tal vez nunca llegue a ser el ideal que planteo en este blog al 100%, pero es el ideal que defenderé y buscaré cultivar por el resto de mi vida.

Con esta fuerte base pues emprenderé un nuevo viaje y alcanzaré sueños más altos, porque éste sin duda, es un gran paso, un gran logro y espero poder llegar a muchas personas con mi forma de pensar, o por lo menos a un grupo de personas que vean el verdadero valor de lo que quiero transmitirles.

La información en dónde radican mis sueños y mi experiencia, están en estos textos. Serán mi guía personal y, si ustedes lo desean, pues también la suya.

Ser gay en un mundo straight

En la disyuntiva de vivir en dos mundos o pertenecer solo a uno.

Es depende de como lo quieras ver, pero yo lo trato como solo un mundo, porque es en cierta forma lo que busco en mi vida, no quiero sentir que no viví al máximo, no viví siendo yo, sino que en situaciones mostrase una máscara. Sin embargo no es fácil hacerlo así, muchas veces te vas a encontrar en situaciones en donde no puedes ser tu, por ejemplo en el trabajo. Es solo cuestión que las busques, oportunidades hay más que antes, sin embargo no deja de ser difícil enfrentarse a las cosas. Cada uno lo hará a su modo y su ritmo.

Dentro de mi experiencia, pues debo admitir que he tenido agradables experiencias con empresas, en dónde fui completamente sincero con las cosas, obviamente no es que haya entrado a la entrevista y haya dicho: ‘Por si acaso… Soy Gay’. Las situaciones se van dando, y a pesar de ello pues conseguí el trabajo, considero que fue porque me mostré tal cuál. Me ha ocurrió en dos ocasiones, y en ambas conseguí el trabajo, no estoy diciendo que es una formula mágica para lograrlo, pero tal vez mostrarte sincero con los demás, pues es lo que demuestra lo que vales y la capacidad de arriesgar lo necesario para conseguir dicho empleo.

Dicha situación laboral, pues también se refleja en otras situaciones, por ejemplo con mis amigos del colegio, hablarles abiertamente de eso, me hizo todo más fácil, y la verdad es que te sientes mucho mejor contigo. Todos tememos a ser rechazados, pero lo que no nos damos cuenta es que lo que en realidad generamos al ser francos es respeto. Al ser sinceros con los demás, te das cuenta de la calidad de persona que eres y en respuesta, la calidad de personas con las que tratas.

No te sugiero que vayas y comiences a ‘salir del closet’ si aun no te sientes listo, pero cómo sugerencia para cambiar tu mundo: busca ambientes en dónde te acepten y te quieran por cómo eres. Eso te dará las bases para poder ser sincero con los demás.

Para cerrar, les dejo una conversación que tuve con un amigo, que llamaremos Diego, y fue la razón que inspiró este post:

Hombre Intuitivo: Gracias, escucharte, en realidad es paja, me da gusto que mi blog y mi forma de ser, ayuden también a que otras personas se sientan más cómodas con lo que somos y que poco a poco busquen enfrenten la vida de otra forma. Por es muy cierto, que para poder ser exitosos y alcanzar nuestros sueños, uno tiene que aceptarse tal cual y la seguridad que obtienes a partir de eso, te ayuda a que puedas enfrentar la vida
Diego: ¿ Intuirías como es sobrevivir ante un mundo de personas muy inteligentes, si, pero cerradas? (por ejemplo ingenieros)
Hombre Intuitivo: ¿Como así?
Diego: Mi caso jaja una vez conversamos de ello, aquella vez que estaba en duda de mis gustos. Ahora con el tiempo ya están más claros y lo que conlleva ello es ser muy prudente, “caleta” como se dice …
Hombre Intuitivo: Um entiendo, te da curiosidad como veo las cosas de ser gay en un mundo straight?
Diego: Mas que curiosidad se parece mucho a lo mio, me gusto tu blog (: y quisiera darle un like pero ahí vienen los limites, si alguien de la universidad lo ve y “se entera”.
Hombre Intuitivo: Oki me dare un tiempo para escribir sobre el tema.Y no hay problema, con lo del like, se entiende, igual lo importante es que lo lean y saber que lo haces me dan ganas de escribir mas.
Diego: A mi también me encanta escribir, pero el tiempo me falta, debo encontrarle un espacio.
Hombre Intuitivo: Gracias
Diego: Como para compartir algunas cosas mias jaja lei lo de la historia de la drag. Este sabado fue la primera ves que vi a una jaja estuvo paja.
Hombre Intuitivo : Que mostro.
Diego: Incluso, puedes creer que se esta formando un grupo en mi universidad, no soy parte de el aun pues sigo con eso de ser reservado, pero es interesante ir viendo como se desarrolla en la gente que voy conociendo. Las personas que conocía me decepcionaban mucho pues solo buscaban sexo, ahora que de a pocos me voy abriendo a esto encuentro personas que me ven como tal, no como algo solo carnal. (:
Hombre Intuitivo: Wow… Q paja q poco a poco estés descubriendo nuevas cosas. Y claro, todo a su tiempo, paso a paso.
Diego: Si, con calma. Es como turnarse entre dos mundos, quizá con el tiempo, me de cuenta que realmente es solo uno.

Cualidades intuitivas

Una serie de cualidades que te ayudarán a sobrevivir en el ambiente gay

Este post contiene una serie de cualidades o aspectos que sería bueno no olvides de aprender y desarrollar para que no solo te sirvan de ayuda en tu vida personal, sino que serán de gran ayuda para enfrentar los retos de un arte de vivir intuitivo en nuestro particular ambiente gay.
Los nervios son una parte de nosotros, viven con nosotros, y aparecerán siempre que nos enfrentemos a una situación nueva o diferente.
Los sueños son parte de todas las personas, son cómo nos gustaría que fuesen las cosas. No siempre es claro, pero cuando se cumple o lo sientes sabes que eso es lo que quieres.
Un post dedicado a las barreras que uno de pone para protegerse de los chismes en la vida diaria
El ingrediente fundamental de la personalidad que te define y te hace diferente a los demás.
En todas las personas hay diferentes cosas que priman ¿Eres emocional o racional? Ambas son como aceite y agua, se repelen, pero a la vez no pueden existir la una sin la otra.
Esta semana tuve la oportunidad de hacer una diferencia entre dos aspectos de la persona con la que uno decide sea su pareja.
Las emociones son una guía espiritual para todos nosotros, son la fuente principal de la intuición.
A veces no es fácil decir lo que es uno, en realidad es bien difícil hacerte esa pregunta porque se puede responder de diferentes perspectivas.
¿Cuántos de nosotros leemos algo hoy en día, con la televisión, youtube, facebook y tantas imágenes a nuestro alrededor?
La magia es aquél misticismo que creemos más allá de las capacidades humanas, poderes , pero olvidamos que en nuestro día a día, logramos hacer magia de niveles que no percibimos.

El Placer

Es un tema delicado, pero tarde o temprano pues es necesario tocar: el sexo.

Somos un cuerpo: sin que aprendamos a satisfacerlo y mantenerlo en buen estado, no hay vida buena que valga. En general, los placeres de la vida nos ayudan a apreciarla más y vivirla plenamente. En el caso del sexo, cuanto más lo separemos de la simple procreación, menos animal y más humano resultará.

El miedo al placer

No hay que avergonzarse del apetito por disfrutar en cuerpo y alma del placer. Hay que saber entregarse a ello, pero esto no quiere decir que vamos a salir a buscar y probar todos los placeres del mundo, sino que uno debe buscar el placer en el presente. Lo placentero es lo bien que tú sepas disfrutar lo que te rodea. 

Cantidad no es igual a calidad

La diferencia entre “uso” y “abuso”, es el refugio para escapar de la vida. Ciertos placeres atentan con hacernos daño y suponen un peligro para nosotros. Uno tiene que aprender a desconfiar de todos los placeres cuyo principal atractivo es el “daño” o el “peligro” que proporcionan. Es un castigo disfrazado de placer. Debemos tener cuidado, por ejemplo, de usar nuestro cuerpo cómo un objeto, de placer vacío. No olvidemos que la unión del alma y el cuerpo es lo que nos hace humanos.

El placer de sentirse culpable

Las prohibiciones existen, ya sea a través de la religión, las leyes, etc. pero no hay que dejarnos engañar y ser “rebeldes” sin causa. Las leyes no se han hecho para romperse, se han hecho cómo guía y es nuestra responsabilidad, como seres humanos, entender su contexto y actuar respecto a nuestras conclusiones. Si vemos las reglas cómo prohibiciones pues terminaremos sucumbiendo al placer más triste de todos: el placer de sentirse culpables.

La templanza y la expresión máxima del placer

La templanza es poner el placer al servicio de la alegría, que es lo máximo que podemos obtener. Nosotros somos seres humanos y en nuestro arte de vivir, debemos buscar usar nuestra libertad para hallar la humanidad en nuestra vida. El auténtico amor, respeto y afecto es alimento del alma, y el éxtasis de nuestra humanidad. Por ende, tener la inteligencia moral de apreciar hacer el amor con la persona con quién compartamos auténtico amor, respeto y afecto, es pues una de las metas a alcanzar y conservar en nuestro arte de vivir intuitivo.

El alma y sus partes

No sabes lo que das, hasta que te percatas que ya no lo tienes.

Nosotros nacemos completos y al ir viviendo la vida, pues vamos intercambiando e incluso perdiendo partes de nuestro ser. Cuando creamos lazos con las personas pues damos una parte de nosotros que compartimos y en ocasiones intercambiamos, la cuál pues con el debido cariño crecerá hasta volverse una parte del otro. Sin embargo, si no lo cuidamos y lo dejamos al abandono, se marchitará hasta dejar de existir. Nuestro mundo esta lleno de personas que están vacías por dentro y personas que lo tienen todo, son realmente felices, están completas.

Esta semana estuve reflexionando sobre un par de sucesos que tuve que enfrentar. Una parte de mi murió, al darme una dosis de realidad. A veces confías en las personas equivocadas, le das una parte de ti a una persona que quieres mucho. Sin embargo, esta persona no siempre valora lo que recibe y lo ahorca hasta que exhala su último aliento. Se crea un vacío y lo que te duele al darte cuenta es que, a fin de cuentas, era una parte de tu esencia la que asesinaron. Cuando eso te pasa por primera vez, comienzas a darte cuenta lo importante que es mantenerte íntegro, porque ese vacío que a partir de ahora tienes te generará un desequilibrio que bloqueará cualquier capacidad que tengas de lograr tu destino.

Asimismo, con nuestras amistades cercanas y personas a las que estimamos, establecemos lazos con quiénes compartimos agradables sentimientos. Hay que tener cuidado con estos vínculos, porque a medida que vamos tratando a las personas y éstas nos hacen daño irreparable. Decidimos cortar los lazos de manera abrupta, convirtiéndose en heridas en el alma que durarán para siempre.

Para entregar una parte de ti, pues hace falta un acto que una a ambas personas, que las haga una, lo cuál normalmente es un acto sexual. Por eso, las personas que buscan el “amor” en sexo casual, o sea que entregan por literalmente “nada” a cambio, encontrarán que a la larga construirán un vacío dentro de sí, hasta el punto de no retorno y perder cualquier posibilidad de encontrar el auténtico amor.

Esta situación puede sanarse, pero dejándola de contaminar, limpiar tu vida y amar a las personas. Porque no es que puedas ir a una tienda u hospital y que te regresen una parte de tu alma, es demasiado complicado de explicar. Lo único cierto es que no hay una fórmula concreta, cada caso es diferente pero si hay un patrón que puede ayudarte de ser tu caso: La única forma de recuperarla es con amor. Se consciente que cultivas lo que cosechas, si te juntas o haces acciones que vacíen tu alma, pues lo único que construirás es un futuro similar.

Todos somos diferentes

Vivimos en una sociedad y parte de ello es vivir en armonía con los demás.

Para poder ser humano es necesario tener un semejante, lo que hace humana a la vida es la interacción con otros seres similares a nosotros. Y por eso hay que aprender a respetar las diferencias ajenas, ya sea a través de comportamientos diferentes o formas de pensar diferentes, sin juzgar o criticar, todos tenemos derecho a nuestra propias ideas y a equivocarnos si es el caso.

El mundo está lleno de villanos

Es cierto que el mundo está lleno de personas dispuestas a aprovecharse de la buena intención, pero es por eso que muchas se pierden, sus sueños desaparecen y pierden de vista sus metas. Cuando te tratan mal, o te traicionan, eso solo genera que te hagas más duro y desconfíes de la gente, hasta en cierto punto de volverte una persona fría, en dónde difícilmente puedas ver a los demás cómo semejantes. Recuerda que si tratas a las demás personas cómo objetos, pues te tratarán igual y al final pues podrás conseguir todos los bienes materiales del mundo, pero carecerás de un buena vida.

Ponte en el lugar del otro

Todos somos seres humanos, sentimos igual, por más que nuestras experiencias personales no sean las mismas, igual todos nos ha tocado enfrentar diferentes dificultades. Eso nos convierte en las personas que somos ahora. Ponte en el lugar del otro y tómalo en cuenta, respétalo cómo es y no lo juzgues. Se trata de dar simpatía y compasión por el otro, pero esto no implica que siempre des la razón de las cosas.

“Es bueno ayudar, pero es malsano sentir remordimientos por no estar en ese momento sufriendo a costa de ayudar a otra persona.” Fernando Savater

Cada uno de nosotros, pues tiene sueños y metas, tiene que perseguirlas, ponerte en el lugar del otro, o en todo caso querer ayudarlo a entender tu forma de pensar, deja de ser válido cuando pues no te respeta, o abusa del trato que le ofreces. No puedes perjudicarte tú por otra persona.